Capítulo 13

La habitación de Sabrina estaba desordenada. Al abrir la puerta, se podía ver una gran bolsa de lona que había quedado abierta en el suelo. Parecía formar parte de los puestos del mercado de pulgas. La ropa dentro de la bolsa estaba desordenada, y la cama también estaba llena de ropa. Sebastian la miró más de cerca, y la ropa era increíblemente barata o estaba desgastada como trapos viejos. Con la habitación tan desordenada, ¿podría ser que Sabrina hubiera huido con los cincuenta mil dólares que él le había dado? La mirada de Sebastian se mantuvo fría y tranquila. Cerró la puerta, tomó las llaves y se dirigió directamente al hospital donde estaba su madre. Sabrina no estaba en el hospital. Sebastian sacó su teléfono y marcó el número de Sabrina. Probablemente podría tolerar si lo engañaba, pero engañar a su madre, a la que solo le quedaban dos meses de vida, ¡estaba sobrepasando sus límites! Aunque tuviera que poner las patas arribas a la Ciudad del Sur, volvería a capturar a Sabrina. Sin embargo, el teléfono solo sonó una vez, y Sabrina contestó. Su tono era ligeramente agitado. "Señor Ford, hoy no he ido a visitar a la señora Grace, tengo algunos asuntos que tratar fuera. Necesito un poco más de tiempo y vuelvo enseguida". "¿Dónde estás?", preguntó Sebastian, reprimiendo su enfado. "Yo... En una obra en los suburbios del suroeste de Ciudad del Sur, estoy...". Antes de que Sabrina pudiera terminar las palabras, fue interrumpida por Sebastian. "Ven al Restaurante Cloudella, cerca del hospital, en dos horas. ¡Sabrina Scott! ¡No pienses que pueda ser amable contigo porque te he dado ese dinero! ¡Repito, durante el período de nuestro contrato, tu tarea es hacer feliz a mi madre! De lo contrario...". "Restaurante Cloudella, ¿verdad? ¡Estaría allí en dos horas!". Sabrina colgó inmediatamente. Estaba en una obra de construcción para examinar el grosor de las barras de refuerzo y esta tarea era la última etapa de su evaluación realizada por la empresa contratante. Sabrina se quedó despierta hasta las tres de la madrugada realizando los diseños. Se levantó después con dos horas de sueño para elegir su ropa, pero por más que se cambiara, no pudo encontrar ropa decente. Al final, eligió una falda negra que estaba gastada casi en su totalidad y una blusa blanca. Se puso un par de tacones semi-altos, y salió muy temprano por la mañana. Todo porque tenía que caminar cinco kilómetros para tomar un autobús directo para asistir a la entrevista. Cuando llegó a la empresa, el entrevistador se sintió confundido por su forma de vestir. "Señorita Scott, ¿viene a solicitar el puesto de diseñadora o de limpiadora de la empresa?". Sabrina se sonrojó un poco. No explicó nada, pero sacó un montón de dibujos de su bolso y se los entregó al entrevistador. "Fueron dibujados a mano, y hay notas que incluyen el tipo de habitación y el tipo de acero utilizado para soportar el peso. Los he etiquetado todos". El entrevistador se quedó sorprendido. Después de un momento, dijo: "Debo decir que eres muy buena". Sabrina estaba muy emocionada. "¡Gracias, muchas gracias!". "Sin embargo, todavía debemos evaluar tus capacidades en el campo. Si superas la evaluación, entonces serás contratada", dijo el entrevistador. "¡No hay problema!". Sabrina siguió inmediatamente al entrevistador hasta la obra en construcción en los suburbios del sur. Sabrina acababa de terminar la evaluación de campo cuando Sebastian la llamó. No quería retrasarse más y le preocupaba que Grace pudiera tener alguna mala reacción por ella, así que colgó el teléfono a toda prisa. Cuando se dio la vuelta para marcharse, el Gerente Lewis, que la había contratado, la llamó de repente. "Sabrina, ven, hazme un favor". Sabrina se detuvo en seco y preguntó: "¿En qué puedo ayudarle, Gerente Lewis?". "Ayúdame a mover estos bloques de hormigón hacia ese lado", dijo el Gerente Lewis con indiferencia. Sabrina temía perder el trabajo que acababa de encontrar, así que asintió. "De acuerdo". La delgada figura que llevaba los ladrillos huecos de un lado a otro llamó la atención del hombre que estaba dentro de un coche deportivo en el otro lado de la carretera. "Ropa barata, corte bob corto sin flequillo, sin maquillaje, y una cara pequeña que es indiferente. Esta chica se ve fría, hermosa y como alguien que tiene un nivel alto de autocontrol. Estoy ochenta por ciento seguro de que nadie le ha regalado flores todavía. Zayn, si llevo a esta chica a la casa, ¿cuál crees que sería su reacción? Yo creo que estaría enamorada de mí", le dijo Nigel Conor a Zayn Smith mientras sonreía con picardía. Zayn dijo enfadado: "Amo Nigel, el número de chicas que han estado contigo ha sido tan grande, ¿eres siquiera capaz de recordar cada una? Esta chica parece una chica rural y conservadora. Si la provocas, ¿no tienes miedo de no poder deshacerte de ella?". "¡No he conocido a ninguna mujer de la que no pudiera deshacerme!", se burló Nigel, mientras miraba a Sabrina de reojo. Cien o más bloques de hormigón no eran mucho, pero como Sabrina estaba embarazada y llevaba tacones, no se atrevía a cargar demasiados a la vez. Por lo tanto, tardó media hora en terminar de moverlos. No estaba muy cansada, pero le dolían los pies. Cuando terminó de mover los bloques de hormigón, Sabrina caminó con dificultad hacia la acera y esperó el autobús. Esperó por más de diez minutos. Al ver que había pasado una hora desde que había hablado con Sebastian, Sabrina empezó a ponerse nerviosa. Entonces, un coche deportivo gris platinado se detuvo frente a ella. "Señorita, ¿vuelve a la ciudad? La llevaré". Sabrina no respondió, ni miró al hombre del deportivo. Cuando se trataba de extraños, Sabrina siempre ha tenido un fuerte rechazo contra ellos. "Soy el hijo del propietario de esta empresa inmobiliaria". Nigel miró hacia la constructora y gritó al gerente de contratación a la distancia: "¡Eh, viejo Lewis, ven aquí!". El Gerente Lewis se acercó, mientras asentía y se inclinaba. "Joven Amo Nigel, ¿cuáles son sus órdenes?". "Se trata de una empleada recién contratada, ¿verdad?", preguntó Nigel mientras señalaba a Sabrina. "Sí, Amo Nigel". "Es difícil tomar el autobús aquí, y casualmente iba a regresar al centro, entonces puedo llevar a esta dama también a la ciudad", dijo Nigel mientras la miraba. "Sabrina, agradece rápidamente al Amo Nigel". El Gerente Lewis le recordó a Sabrina. Sabrina se mordió los labios y dijo avergonzada: "Gracias". El coche se dirigió directamente a la ciudad. Sabrina no dijo una palabra. Solo se limitó a mirar por la ventana. "Te llevan como constructora gratis", dijo de repente Nigel. "¿Qué?", preguntó Sabrina. "¿Sabes por qué el viejo Lewis te dijo que movieras los bloques? Es porque tu trabajo requería que supieras dibujar borradores y mover bloques". Nigel miró a Sabrina a través del espejo retrovisor para observar su reacción. El rostro frío e indiferente de Sabrina no cambió. Era como si ya conociera la naturaleza del trabajo que había aceptado. "¿Aún quieres ese trabajo?", preguntó Nigel. "Sí". Nigel se quedó sin palabras. No había conocido a ninguna mujer que no cayera ante sus palabras, pero esta pueblerina desaliñada e indiferente ni siquiera quería hablar más con él. Nigel se burló en su corazón y pensó: '¡Un día te haré mía! Si eres fría e indiferente, ya me preocuparé de eso más adelante'. "Señorita, ¿adónde va? Me gustaría ayudarte, puedo llevarte directamente a tu destino", sugirió Nigel. "Eh... hay un restaurante Cloudella cerca de la calle Houston, ¿lo conoces?", preguntó Sabrina. No sabía por qué Sebastian le había dicho que fuera al Restaurante Cloudella, pero definitivamente había escuchado la dirección correcta. El restaurante no era famoso, así que Nigel no lo conocía. Sin embargo, el coche tenía un sistema de navegación. Conectó el sistema de navegación y le indicó que tardaría una hora en llegar al restaurante. Sabrina estaba tan ansiosa que todo su cuerpo sudaba. Finalmente, después de un largo rato, el coche se detuvo, ella salió del coche sin dar las gracias y corrió hacia la puerta del restaurante. "¡Sabrina! ¿Qué estás haciendo aquí?". Selene, vestida con un traje de novia, bloqueó la puerta y preguntó enfadada.

© Webfic, All rights reserved

DIANZHONG TECHNOLOGY SINGAPORE PTE. LTD.

Terms of UsePrivacy Policy