Capítulo 1

"¡Pequeño b*stardo! ¡No me importa qué clase de Rey Lobo seas en una Línea del Frente Occidental! ¡Tienes que ir a Sumeria y casarte con la hija de los Crestfall, Luna!". "¡Su abuelo me salvó hace diez años y le prometí que te casarías con ella! La mitad de la pieza de jade es una prueba del matrimonio. También he escrito la dirección de los Crestfall en la carta y he incluido la foto y el número de contacto de Luna. ¡Será mejor que vayas a casarte con la chica!". "¡Si el año que viene no me traes un nieto sano, te patearé el trasero delante de tus hombres!". Mirando la carta arrugada que tenía en la mano, Andrius no sabía si reír o llorar. Estaba en un avión cuando leyó la carta que le envió su amo. Su amo, el Viejo Hagstorm, era el único hombre en toda Florencia que tenía el valor de patear al Rey Lobo delante de sus hombres, los Licántropos. Andrius era huérfano. Fue abandonado por sus padres biológicos cuando aún estaba en la cuna. Mientras flotaba rio abajo en un rio rápido, el Viejo Hagstorm lo vio y lo rescató. El niño fue llevado de vuelta a la Colina del Tigre y entrenado como único discípulo del Viejo Hangstorm. El viejo Hagstorm lo trató como a su propio hijo y le enseñó todo lo que sabía. Tras dieciocho años de inquebrantable determinación y entrenamiento, Andrius se convirtió en un hombre polifacético. Cuando estalló la guerra en la Línea del Frente Occidental, Andrius fue reclutado y enviado al frente para servir a su país. Sus puños de hierro destruyeron la arrogancia del enemigo al enfrentarse él solo a un millón de tropas enemigas y decapitar sin ayuda al líder enemigo. Tras la batalla que lo hizo famoso, siguió sirviendo a su país durante los siguientes diez años. Con su inquebrantable esfuerzo, fundó las tropas de élite más poderosas de todo el país: los Licántropos. Un millón de licántropos fueron instalados en la frontera para defender el país. Andrius recibió entonces el título de Rey Lobo. No se imaginaba que, cuando regresara del frente, su amo lo emparejaría con una mujer. Se frotó las sienes, con el rostro severo manchado de impotencia. Su testarudo amo era una persona extraña y con mal genio. Una vez que el viejo decidía algo, nada podía hacerle cambiar de opinión. Puesto que el anciano había organizado este matrimonio, tenía que obedecer las órdenes y casarse con Luna Crestfall en Sumeria. Tres horas más tarde, el avión aterrizó en el Aeropuerto Central de Sumeria. Andrius inhaló con avidez en cuanto puso un pie en tierra. "El aire de aquí es mucho mejor que el aire lleno de sangre de la frontera". Cuando salió por la puerta de llegada, vio una gran multitud en el exterior del aeropuerto, que miraba al interior con impaciencia. La gente se había enterado de que alguien importante iba a llegar a Sumeria, por lo que se reunieron fuera del aeropuerto, con la esperanza de echar un vistazo a la persona. Por desgracia, ni siquiera podían acercarse al aeropuerto porque estaba acordonado por los militares. Muchos soldados equipados con munición real estaban apostados en la entrada para mantener el orden. Incluso al hombre más rico de la ciudad se le negó la entrada. Andrius miró a su alrededor y finalmente vio una figura familiar: el alcalde de Sumeria, Marcus Freely. Marcus vio a Andrius en cuanto el hombre salió por la puerta de llegada. Se inclinó solemnemente y dijo con sumo respeto: "¡Rey Lobo!". Andrius sonrió. "Marcus, han pasado tres años desde que nos vimos. ¿Cómo va tu recuperación?". "Gracias por preocuparte, Rey Lobo. Ya estoy bien". Marcus respetaba de todo corazón al joven Rey Lobo porque le debía la vida. En aquel entonces, Marcus acababa de convertirse en capitán sirviendo en la Línea del Frente Occidental. El batallón que dirigía fue emboscado por fuerzas enemigas mientras llevaba a cabo una misión. Cuando el joven Rey Lobo recibió la noticia de la emboscada, dirigió personalmente a una compañía de soldados para recuperar al moribundo Marcus del campo de batalla, salvándole la vida. Después de eso, Marcus fue dado de baja debido a sus heridas. Entonces regresó a Sumeria y fue elegido alcalde. Sabiendo que el Rey Lobo visitaría Sumeria, Marcus acordonó el aeropuerto para darle la bienvenida. "Rey Lobo, subamos al coche". Marcus abrió la puerta de un Rolls Royce e hizo un gesto, invitando a Andrius a entrar. Su acción dejó atónita a la multitud fuera del aeropuerto. "¿Estoy viendo esto bien?". "¿El alcalde Freely cerró el aeropuerto solo para recibir a un joven?". "Nuestro alcalde Freely siempre ha tenido un gran concepto de sí mismo, pero acogió al joven con tanto respeto. ¡Ese tipo es definitivamente alguien importante!". "¿Es algún joven amo de una famosa familia de la Capital?". Bajo innumerables pares de ojos curiosos, Andrius entró en el Rolls Royce. Marcus se inclinó y dijo respetuosamente: "Rey Lobo, he preparado un festín para dar la bienvenida a su llegada. Le traeré...". "Está bien". Andrius sacudió su mano, deteniendo a Marcus. "Marcus, ¿puedes llevarme al Café Long Island?". "Señor, ¿por qué va allí?". "Un matrimonio arreglado...". Andrius se tapó la cara, cubriendo su impotencia. Los ojos de Marcus parpadearon desconcertados. ¿Qué? ¡¿El Rey Lobo que lideró a un millón de Licántropos en la guerra, el hombre que gozaba del más alto nivel de poder y autoridad, y tenía una cantidad infinita de riquezas, fue forzado a un matrimonio arreglado?! Marcus no podía aceptar lo que oía. Sin embargo, acató las órdenes y condujo a Andrius al Café Long Island. El Café Long Island estaba situado en el centro de la ciudad, donde cada centímetro de tierra valía un lingote de oro. Los gastos de la vida en el centro de la ciudad no eran sorprendentemente altos. Los que podían permitirse gastar aquí no eran plebeyos. Una mujer con un vestido blanco entallado y una figura voluptuosa esperaba en una mesa del café. Sus encantadores ojos emanaban una presencia gélida mientras miraba por la ventana. La luz del sol brillaba a través de la ventana, resaltando su larga cabellera que le caía sobre los hombros. Era como una deidad de los cielos, con una presencia encantadora. La mujer tenía aspecto, buen temperamento y riqueza, una mujer perfecta en todos los aspectos. No era otra que Luna de los Crestfall. Andrius la comparó con la imagen que tenía en la mano antes de acercarse. Al notar que se acercaba un hombre, Luna levantó la barbilla y evaluó a Andrius con una mirada arrogante antes de preguntar: "¿Eres Andrius Moonshade?". "Lo soy", asintió Andrius. "¿Dónde está la pieza?". Luna parecía helada. Parecía como si quisiera expulsar a Andrius. Andrius mostró la media pieza de jade y la colocó sobre la mesa. Luna la tomó para examinarla más de cerca antes de volver a dejarla en su sitio. Dijo sin emoción: "Vayamos al grano. He revisado tu información personal. Has vivido siempre en las montañas y eres pobre". "¡Soy la hija de los Crestfall, la directora ejecutiva de la Corporación Luna Nueva! Estoy fuera de tu alcance". Luna puso cara de hielo y desdén. Era la directora ejecutiva de la Corporación Luna Nueva en Sumeria. No estaba en el mismo mundo que el pobre hombre que tenía ante sus ojos y, sin embargo, su abuelo la obligó a casarse con él. ¿Por qué? Andrius se quedó atónito. El Rey Lobo que era muy codiciado por muchos miembros de la realeza y nobles como marido para sus hijas, de algún modo se convertía en un pobre hombre según las palabras de la mujer. Luna interpretó el silencio de Andrius como una comprensión de la diferencia entre sus identidades y estatus. El desdén en sus ojos se hizo más fuerte. "¡No sé por qué mi abuelo quiere que me case contigo, pero no somos del mismo mundo! No voy a casarme contigo".
Previous Chapter
1/600Next Chapter

© Webfic, All rights reserved

DIANZHONG TECHNOLOGY SINGAPORE PTE. LTD.